La subida del precio del alquiler causa la mayoría de los desahucios en España

Los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) reflejan como, en la actualidad, el impago de la renta de los alquileres provoca más desahucios que el impago de la hipoteca. Hablando en números, entre el 1 de enero y el 31 de marzo de 2018 en España se produjeron 9.719 denuncias pertenecientes a la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) y 5.371 derivada de una ejecución hipotecaria por el impago de ésta. Esto refleja la crisis del alquiler que está viviendo la población desde principios de año, la cual está afectando gravemente a la calidad de vida de los españoles.

Si estudiamos a fondo los datos, Cataluña ha sido la comunidad con un mayor número de lanzamientos derivados del impago del alquiler con 2.366, seguida por Madrid con 1.399. Ambas ciudades presentan un aumento significativo del precio de las rentas de los alquileres en los últimos años. Si observamos los datos de resto de comunidades autónomas, Andalucía presento 1.353 y la Comunidad Valenciana 1.201.

En cuanto a los desahucios derivados de ejecuciones hipotecarias, la clasificación la encabeza Andalucía, con 1.346; seguida por Cataluña, con 1.104; la Comunidad Valenciana, con 862; y la Región de Murcia, con 416.

El estudio publicado por el Consejo General del Poder Judicial revela también que el número de ejecuciones hipotecarias presentadas en el primer trimestre del año fue de 6.903 en toda España, lo que supone una disminución del 34,1% en relación con el mismo periodo del año anterior. Este descenso interanual se observa con todas las Comunidades Autónomas, con la excepción de Asturias y La Rioja. La Comunidad Autónoma con mayor número de ejecuciones hipotecarias iniciadas fue Cataluña, con 1.298, el 18,8 por ciento del total nacional. Le siguen Andalucía, con 1.219; la Comunidad Valenciana, con 946; y Madrid, con 673.

Ante esta situación, el Gobierno de cada comunidad ha lanzado propuestas económicas para que las personas que se encuentran en una vivienda de alquiler y no puedan afrontarlo debido a su subida, puedan beneficiarse de reducciones y ayudas sociales. Madrid es una de las comunidades que ha adoptado medidas para facilitar el pago, entre ellas, un programa de reducción de rentas que rebaja los pagos que deben afrontar los inquilinos en función de sus ingresos. Por esta vía, sólo en el año 2017, hubo 7.500 familias madrileñas que solicitaron y obtuvieron rebaja en la renta que debían pagar.

Otras de las iniciativas adoptada son las de permitir los pagos aplazados, así como el compromiso de abono, fórmula esta última por la cual el inquilino promete abonar en tiempo y forma sus cuotas mensuales y, además, ir pagando mes a mes una parte de su deuda, fraccionada de manera que le resulte asumible hacerse cargo de ella, y así hasta su eliminación completa.

El Gobierno regional se comprometió a no vender ni transmitir viviendas públicas a fondos de inversión (los conocidos como fondos buitre) para evitar la especulación y que los usuarios sufran dificultades económicas.

Fuentes: abc.es, elconfidencial, poderjudicial.es, noticias.spainhouses.net